En Cuba, donde los datos gotean vía una red sobrecargada controlada por el gobierno—en su caso—la gente ha puesto en escena la revolución del auto autor.



Source link

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY